Consultoría de empresas para negocios valientes

Esta consultoría de empresas es peculiar y, por lo mismo, no apta para todo el mundo.

Se basa en la sencillez.

Lo sencillo funciona; lo complejo enreda y se abandona.

Con lo sencillo avanzas; lo complejo te frena.

Mi objetivo es que tengas un negocio más rentable y duradero. Pero de esto te hablaré más adelante.

Antes deja que te cuente algo:

Cuando era joven, jugaba como portero en un equipo de fútbol.

La posición de portero es la más complicada dentro de un equipo. Vistes un color diferente al resto del equipo, tienes unas reglas especiales para ti y puedes pasar mucho tiempo sin tener cerca a nadie. Y sin tocar la pelota.

Eres, además, el último elemento de defensa. A la desesperada, se espera que el portero salve la situación en la misma línea de gol. La presión es excepcional, sobre todo, si falla.

Hay quien tiene dotes extraordinarias para ese papel y, en cambio, se camufla en posiciones más cómodas. Allí, llevan todos la misma ropa, juegan con las mismas reglas y los fallos pasan más desapercibidos.

Así que ser portero no es para todo el mundo.

Eso mismo pasa en el mundo empresarial.

 

 

El mundo está lleno de negocios tímidos, flojos, sin alma. Negocios que si los cambiaran por una planta, nadie se daría cuenta ni los echaría de menos.

He visto a abogados, dentistas, hosteleros, ingenieros o peluqueros muy muy buenos. Grandes profesionales de lo suyo que han creado sus propios negocios a los que no son capaces de sacarles rentabilidad.

Profesionales con condiciones excepcionales para ser porteros, pero que se meten a jugadores porque allí están menos expuestos. Los fallos se penalizan mucho menos, se pasa más de puntillas y los partidos son más tranquilos.

Pero también se corren riesgos; riesgos altos que se penalizan con la indiferencia de los clientes. Tu negocio no le impresiona lo más mínimo a tu cliente cuando eres un jugador prescindible o perfectamente intercambiable por otro.

Con mi consultoría para empresas familiares y PYMES tu negocio venderá más y será más rentable.

En ese camino hacia el rebaño que recorren la inmensa mayoría de negocios hay un denominador común: copian todo lo que hace su competencia. Copian precios, copian eslóganes, copian proveedores, copian el diseño del local… Imitan casi todo. Si otros lo hacen así, será que funciona, piensan. Pero pasa algo muy distinto: son ciegos siguiendo a ciegos. Muy a menudo, unos y otros acaban cayendo al hoyo. Y hacen esfuerzos por diferenciarse en cosas que a sus clientes no les son nada útiles: ciertos colores en su logo, un diseño equis en su página web, una cestita con caramelos en el mostrador… No ponen el eje en lo que de verdad les importa a quienes se dirigen a ellos.

«La asesoría para empresas que propongo no es coaching, ni servicios de marketing digital ni formación en ventas.

Mejorará tu negocio y adquirirás nuevos conocimientos, perspectivas y formas de trabajar más productivas, aunque ese no es mi objetivo principal.  Lo que haremos es algo más simple, pero también mucho más poderoso.

Mi objetivo es que tengas tu propio modelo de negocio. El tuyo, no el de la competencia. El tuyo. Con tu ADN. Diferenciado de otros.

Antes de entrar a fondo, te daré una perspectiva más global:

¿Cuál crees que ha sido el impacto de Amazon, Ikea, Spotify, Mr Jeff, Tesla o McDonalds en sus sectores?

Lo han cambiado todo.

¿Cómo crees que lo consiguieron, con campañas virales?

No.

¿Por los colores de sus logos?

No.

¿Porque daban caramelos a sus clientes?

Tampoco.

Lo consiguieron porque tenían su propio modelo de negocio. Una personalidad propia.

Y esto no está reservado a las empresas más grandes. Ellas fueron pequeñas alguna vez y, aun así, huyeron de modelos prefabricados.

Se diferenciaron.

Seguro conoces pequeños negocios que funcionan muy bien, que no tienen problemas económicos y tienen además ese «algo» que los hace especiales para sus clientes.

A eso es a lo que debes de aspirar. No necesitas ser un gigante para tener tu propia estrella.

Y esto lo haremos a través de esta consultoría estratégica de negocios.

En esta asesoría de negocios, ¿qué vas a encontrarte?

¿Qué no vas a encontrar en mi consultoría de negocios?

La experiencia me ha mostrado que así ahorramos tiempo, así que no busques…

Si decides contratar mis servicios de asesoría empresarial para negocios, además…

  1. Contarás con un consultor independiente en tu negocio, con una visión externa a tu empresa y a tu sector. Mi pensamiento no está condicionado por la cultura en la que se mueve tu negocio y no tengo vínculos emocionales tan fuertes como los puedas tener tú. Eso me permite ver qué no funciona.
  1. Tú sabes mucho de tu negocio y de tu sector, pero puede que no tengas suficiente información de otros sectores. Te ayudaré a implementar medidas que funcionan en esos otros sectores y que enriquecerán tu negocio. Y en un tiempo muy reducido.

  1. Dispondrás de más tiempo para dedicarlo a actividades que son claves para tu negocio.
  1. Te beneficiarás del conocimiento de quien ha sido directivo de grandes corporaciones y socio en innovadoras empresas tecnológicas.
  1. Me expondrás tus temores, expectativas y proyectos vinculados a tu negocio: es positivo y enriquecedor.
  1. Te diré qué es lo más positivo para tu negocio en cada momento, aunque eso suponga llevarte la contraria. Estás invirtiendo tu dinero y eso merece todo mi respeto y atención.

«Y tu consultoría de empresas, ¿cuánto cuesta?», preguntas.

No hay tarifas preestablecidas. Aunque puedo darte algunas referencias.

Pero antes, me gustaría decirte lo siguiente:

La tarifa va en función del tipo de negocio, tamaño, número y tipo de procesos, número de empleados, sector, número de productos, etc. Y va, sobre todo, en función de si te puedo ayudar y cuánto te puedo ayudar.

No trabajo con todo el mundo. Solo con quienes tengo claro que podré ayudarles y tenga buen feeling, buena onda.

Tampoco trabajo con dos clientes que sean competencia.

Por ejemplo, si tengo un cliente con una fábrica de carnes y embutidos que está en Cuenca y distribuye a nivel nacional, no trabajo con otra fábrica de carnes y embutidos que esté en Pamplona. O si estoy con una peluquería de Gijón, no acepto ninguna otra peluquería de Asturias.

Estas son las tarifas de referencia para un servicio de consultoría de PYMES:

  • El precio del servicio para un pequeño negocio o autónomo está alrededor de 300 €.
  • El precio del servicio para una empresa un poco mayor o más compleja es a partir de 900 €.

*En ocasiones, acepto una parte de comisión proporcional al aumento de la rentabilidad. Podemos hablarlo.

Si por necesidades de tu negocio tenemos que concentrar todo el trabajo en un pequeño espacio de tiempo, pactaríamos un servicio por proyecto.

¿Listo para mejorar el negocio?

Si te interesa pegarle un empujón notable a tu negocio, y llevarlo a un punto de mayor garantía de supervivencia y de rentabilidad, rellena el siguiente formulario y en menos de 2 días laborales me estaré poniendo en contacto contigo.

Algunas cuestiones
que te puedes estar haciendo

La suscripción es interesante si necesitas un cambio más suave y progresivo.

La consultoría por proyecto está enfocada a generar un cambio de manera rápida. Es más intensa y los resultados son más significativos en el corto plazo.

La consultoría empresarial se abonará mediante domiciliación bancaria a principios de cada mes.

No.

Solo si fuese necesario profundizar o acelerar alguna mejora lo hablaríamos antes y tendrías que aprobarlo.

Sí. Por varias razones:

1- Mi trabajo es ayudar a que la rentabilidad aumente a través de la optimización del modelo de negocio. El conocimiento del negocio y de tu sector debes conocerlo tú.

2- La mayor parte de modelos de negocio y las técnicas propias de unos sectores pueden trasladarse a otros.

3- Trabajar en todos los sectores me permite tener una visión amplia y aplicar cualquier medida eficaz a tu negocio. Focalizarme en un único sector me llevaría a dar las mismas propuestas y soluciones a todos. Me sería más rentable a mí, pero no a ti. Y tengo el foco puesto en tu rentabilidad.

Firmamos un contrato que incluye una cláusula de no competencia. Me comprometo a no tener un cliente que pueda ser competencia tuya durante los siguientes dos años.

Sé que esto no es muy comercial, pero te diré que a veces me gusta jugármela con mis clientes.

Cuando rellenes el formulario, tendrás un campo para contarme lo que consideres. Dímelo y en función de tu negocio ideamos fórmulas creativas.

Soy consciente de que tu negocio no se va a detener y que tendrás que seguir con buena parte de tus responsabilidades.

Si estás tú solo o tu equipo no es muy grande, tendrás que hacer un pequeño esfuerzo adicional, sobre todo, al principio, mientras conozco en profundidad tu negocio.

Si el equipo es un poco mayor, puedo trabajar con una persona de tu organización que tenga una visión global y me facilite el acceso a la información, departamentos, personal… Alguien de administración o secretaría suelen ser buenos perfiles.

Depende de la complejidad. Puedes estar viendo resultados prácticamente desde el segundo mes. El primer mes lo dedico casi en su totalidad a efectuar una auditoría a tu negocio para entender cómo funciona.

No.

Podrás dejar de contar con mis servicios cuando lo consideres. Solo tendrás que avisarme con un mes de antelación para no enviarte el siguiente cargo.

Tener un sello propio, un modelo de negocio que te identifique en la mente de tus clientes y acudan a ti sin dudarlo para comprarte tus productos o servicios parece interesante.

Sin embargo, a partir de aquí, tú decides.

Si quieres asegurarte de que mis servicios de consultoría de empresas son para ti, solo tienes que rellenar el siguiente formulario.

Antes de 2 días laborales me pondré en contacto contigo.