¿Tu negocio podría ir mucho mejor?

Quizás te falta un ingrediente fundamental.

Consultoría de empresas para negocios valientes

Esta consultoría de empresas es peculiar

Y, por lo mismo, no apta para todo el mundo.

Se basa en la sencillez.

Lo sencillo funciona; lo complejo enreda y se abandona.

Con lo sencillo avanzas; lo complejo te frena.

Mi objetivo es que tengas un negocio más rentable y duradero. Pero de esto te hablaré más adelante.

Antes de nada quiero dejar claro que yo no he inventado nada, aunque me habría gustado.

Tampoco soy un experto, ni una persona con una inteligencia superior a la media.

Mi trabajo apenas tiene mérito y es muy sencillo: leo a los expertos, analizo casos de éxito de muchas empresas y negocios, veo qué cosas se pueden aplicar a tu negocio y te las facilito.

No soy el mejor, pero leo a los mejores. 

Déjame que te cuente algo.

Si te pregunto por la persona más rápida del planeta, con casi toda seguridad se te viene a la mente Usain Bolt y esa figura de 1,95 metros de altura que puso a prueba los límites del ser humano.

Pero… ¿Sabías que los comienzos de Bolt no fueron tan brillantes como cabría esperar?

Lesiones en las piernas, desnutrición, problemas de espalda, una mala planificación en los entrenamientos…

Distintos factores hicieron de sus inicios deportivos un camino lleno de baches y malos pronósticos, a pesar del tremendo potencial que mostraba desde niño.

¿Y cómo llegó a convertirse en el mejor atleta de todos los tiempos?

Se profesionalizó.

A sus 18 años y bajo las directrices de un nuevo entrenador llamado Fitz Coleman. 

Bolt comenzó a rodearse del equipo técnico adecuado para cualquier deportista que quiera dar el salto al ámbito profesional: médicos, fisios, nutricionistas… 

Pocos meses después, se consagró como el primer velocista júnior en finalizar la prueba de 200 metros lisos en menos de 20 segundos. Un nuevo récord que, sin saberlo, sería el primero de una larga carrera de hazañas nunca antes vistas.

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque Usaín Bolt es el claro ejemplo de una idea que quiero que tengas en mente:

Sin profesionalización el éxito es muy difícil. Prácticamente imposible.

Este es el ingrediente del que te hablaba al principio.

Y no importa si eres Usaín Bolt o Perico el de los palotes.

Esto ocurre mucho en el deporte, pero también es aplicable a los negocios:

Elon Musk, Mark Zuckerberg, Amancio Ortega, Steve Jobs, Bill Gates… Grandes genios que solo dieron el salto cuando se rodearon del equipo adecuado. Es decir, cuando profesionalizaron sus grandes ideas.

Lo que quiero transmitirte es que, por mucho valor que aporte tu servicio o producto; por mucho potencial que tengas como profesional, es imposible que logres el éxito si no te apoyas en una serie de recursos que refuerzan tu estrategia, tu producto, tu servicio, tus procesos, tu marketing, tus ventas, tu equipo, tus costes… En definitiva, tu negocio.

“Debes ser tú quien domine el negocio”

Intuyo que, si estás aquí, es porque en algún momento has sentido que tu negocio no está siguiendo el rumbo que debería. Que podría estar en un terreno más seguro, rentable… Más próspero.

Quizá incluso sientas que te está superando.

Te diré algo.

Como consultor empresarial, he visto pasar por aquí a muchos profesionales que sentían exactamente esto. Algunos lo veían. Otros ni siquiera eran conscientes.

Para que tu negocio funcione, debes ser tú quien lo domine, y no al revés.

Y esto lo haremos a través de esta consultoría estratégica de negocios.

Si quieres asegurarte de que mis servicios de consultoría de empresas son para ti, solo tienes rellenar el siguiente formulario.

En las próximas horas, yo o alguien de el equipo se estará poniendo en contacto contigo.

Y entonces, ¿en qué consiste esta asesoría de negocios?

Conmigo vas a encontrar puntos de mejora en algunas de las áreas que afectan directamente a tu negocio: Equipo, Procesos, Financiero, Estrategia, Innovación, Tecnología, Ventas… Vas a adquirir nuevos conocimientos, perspectivas y formas de trabajar más productivas que harán que logres dominar tu negocio.

Pero, sobre todo, vas a encontrar una nueva forma de entender y gestionar tu negocio, con una perspectiva mucho más global, entre otros beneficios que te comento a continuación.

¿Qué no vas a encontrar en mi consultoría de negocios?

La experiencia me ha mostrado que así ahorramos tiempo, así que no busques…

Si decides contratar mis servicios de asesoría empresarial para negocios, además…

  1. Contarás con un consultor independiente en tu negocio, con una visión externa a tu empresa y a tu sector. Mi pensamiento no está condicionado por la cultura en la que se mueve tu negocio y no tengo vínculos emocionales tan fuertes como los puedas tener tú. Eso me permite ver qué no funciona.
  1. Tú sabes mucho de tu negocio y de tu sector, pero puede que no tengas suficiente información de otros sectores. Te ayudaré a implementar medidas que funcionan en esos otros sectores y que enriquecerán tu negocio. Y en un tiempo muy reducido.

  1. Dispondrás de más tiempo para dedicarlo a actividades que son claves para tu negocio.
  1. Te beneficiarás del conocimiento de quien ha sido directivo de grandes corporaciones y socio en innovadoras empresas tecnológicas.
  1. Me podrás exponer tus temores, expectativas y proyectos vinculados a tu negocio: es positivo y enriquecedor.
  1. Te diré qué es lo más positivo para tu negocio en cada momento, aunque eso suponga llevarte la contraria. Estás invirtiendo tu dinero y eso merece todo mi respeto y atención.

7. No estarás solo en la gestión de tu negocio.

En definitiva, mi trabajo es acompañarte y ayudarte a ver la situación de tu negocio desde fuera, para que puedas tomar las mejores decisiones.

No pretendo que suene idílico. En realidad todo esto sí es posible; solo te hace falta profesionalización.

Al igual que fue posible para un Bolt lesionado y harto de fracasar.

¿Cómo vamos a hacerlo?

Trabajaremos directamente sobre las áreas que tienen un mayor impacto en tu negocio:

  • Equipo: Trabajamos con personas y, por tanto, debemos poder analizar y comprender qué necesidades reales tiene el negocio y cómo podemos gestionarlo.
  • Procesos: Todos los negocios tienen procesos. Hay negocios con muy pocos procesos (como podría ser una gestoría), y otros donde hay casi infinitos procesos (como un supermercado).
  • Financiero: Liquidez, endeudamiento, necesidades de fondos, ampliaciones de capital, precios, costes, flujos de caja… Si no hay dinero, no hay negocio.
  • Estrategia: Un negocio sin estrategia es como un barco sin timón; irá adonde lo lleven los elementos externos. 
  • Innovación: Los productos y los negocios se agotan, y por lo tanto hay que estar continuamente en evolución. Aprenderás a poner nuevos productos y servicios en el mercado.
  • Tecnología: Estamos en el siglo XXI; la tecnología ya forma parte de nuestra vida. Poco más te puedo decir.
  • Ventas: Necesitamos vender lo que sea que hagamos. Tensión de compra, procesos de venta….
  • Marketing: Cómo es nuestro producto, a quién vamos, cómo lo haremos….
  • Entorno económico: Inflación, paro, gobiernos… Hay muchos factores que influyen en la marcha del negocio. Cómo minimicemos los riesgos será clave para el desempeño del negocio.

Este proceso dura en torno a 1 año generalmente, aunque depende de las necesidades y características de cada negocio.

Con casi toda seguridad tu negocio todavía tiene mucho margen de mejora. Porque todos lo tienen; porque si no, no estarías aquí.

Quizás quieras hacer algo al respecto.

«Y tu consultoría de empresas, ¿cuánto cuesta?», preguntas.

No hay tarifas preestablecidas. Aunque puedo darte algunas referencias.

Pero antes, me gustaría decirte lo siguiente:

La tarifa va en función del tipo de negocio, tamaño, número y tipo de procesos, número de empleados, sector, número de productos, etc. Y va, sobre todo, en función de si te puedo ayudar y cuánto te puedo ayudar.

No trabajo con todo el mundo. Solo con quienes tengo claro que podré ayudarles..

Tampoco trabajo con dos clientes que sean competencia.

Por ejemplo, si tengo un cliente con una fábrica de carnes y embutidos que está en Cuenca y distribuye a nivel nacional, no trabajo con otra fábrica de carnes y embutidos que esté en Pamplona. O si estoy con una peluquería de Gijón, no acepto ninguna otra peluquería de Asturias.

Estas son las tarifas mensuales de referencia para un servicio de consultoría de PYMES:

  • El precio del servicio para un pequeño negocio o autónomo está alrededor de 300 €.
  • El precio del servicio para una empresa un poco mayor o más compleja es a partir de 900 €.

*En ocasiones, acepto una parte de comisión proporcional al aumento de la rentabilidad. Podemos hablarlo.

Si por necesidades de tu negocio tenemos que concentrar todo el trabajo en un pequeño espacio de tiempo, pactaríamos un servicio por proyecto.

Si te interesa pegarle un empujón notable a tu negocio, y llevarlo a un punto de mayor garantía de supervivencia y de rentabilidad, reserva tu llamada.

Algunas preguntas que te podrás estar haciendo sobre esta asesoría de negocio para PYMES

La suscripción es interesante si necesitas un cambio más suave y progresivo.

La consultoría por proyecto está enfocada a generar un cambio de manera rápida. Es más intensa y los resultados son más significativos en el corto plazo.

La consultoría empresarial se abonará mediante domiciliación bancaria a principios de cada mes.

No.

Solo si fuese necesario profundizar o acelerar alguna mejora lo hablaríamos antes y tendrías que aprobarlo.

Sí. Por varias razones:

1- Mi trabajo es ayudar a que la rentabilidad aumente a través de la optimización del modelo de negocio. El conocimiento del negocio y de tu sector debes conocerlo tú.

2- La mayor parte de modelos de negocio y las técnicas propias de unos sectores pueden trasladarse a otros.

3- Trabajar en todos los sectores me permite tener una visión amplia y aplicar cualquier medida eficaz a tu negocio. Focalizarme en un único sector me llevaría a dar las mismas propuestas y soluciones a todos. Me sería más rentable a mí, pero no a ti. Y tengo el foco puesto en tu rentabilidad.

Firmamos un contrato que incluye una cláusula de no competencia. Me comprometo a no tener un cliente que pueda ser competencia tuya durante los siguientes dos años.

Sé que esto no es muy comercial, pero te diré que a veces me gusta jugármela con mis clientes.

Cuando rellenes el formulario, tendrás un campo para contarme lo que consideres. Dímelo y en función de tu negocio ideamos fórmulas creativas.

Soy consciente de que tu negocio no se va a detener y que tendrás que seguir con buena parte de tus responsabilidades.

Si estás tú solo o tu equipo no es muy grande, tendrás que hacer un pequeño esfuerzo adicional, sobre todo, al principio, mientras conozco en profundidad tu negocio.

Si el equipo es un poco mayor, puedo trabajar con una persona de tu organización que tenga una visión global y me facilite el acceso a la información, departamentos, personal… Alguien de administración o secretaría suelen ser buenos perfiles.

Depende de la complejidad. Puedes estar viendo resultados prácticamente desde el segundo mes. El primer mes lo dedico casi en su totalidad a efectuar una auditoría a tu negocio para entender cómo funciona.

No.

Podrás dejar de contar con mis servicios cuando lo consideres. Solo tendrás que avisarme con un mes de antelación para no enviarte el siguiente cargo.

Tener un sello propio, un modelo de negocio que te identifique en la mente de tus clientes y acudan a ti sin dudarlo para comprarte tus productos o servicios parece interesante.

Sin embargo, a partir de aquí, tú decides.