Desarrollo organizacional de una empresa

desarrollo organizacional de una empresa

Si quieres asegurar el funcionamiento y el futuro de tu empresa, hoy tenemos que hablar de desarrollo organizacional.

Este concepto abarca una serie de procesos y estrategias que potencian el rendimiento de un negocio y aseguran un crecimiento orgánico y sostenible en el tiempo.

El principal objetivo de este conjunto de actividades es mantener la salud de la empresa, fomentando la actualización y la evolución constante para ser competitivos. Crear un engranaje completo y eficaz, con unas bases sólidas sobre las que mejorar cada día, es un punto clave para cualquier organización.

¿Qué es el desarrollo organizacional de una empresa?

Empecemos por lo más básico, conocer qué abarca el desarrollo organizacional. Dentro de este paquete de medidas de la dirección de una empresa, encontramos algunas técnicas, políticas o estrategias que se implementan a lo largo de toda la estructura, fomentando el buen funcionamiento de la organización y su crecimiento.

Uno de los aspectos a los que se presta mayor atención en el desarrollo organizacional es la manera en la que se forman las relaciones personales y profesionales. Debemos tener en cuenta en qué contextos se desarrollan, cómo lo hacen o cuáles son los factores propios que pueden beneficiar o perjudicar a toda la estructura de la empresa.


Artículos relacionados:

Metodología OKR

Ejemplos de KPIs para una empresa


¿Para qué sirve el desarrollo organizacional? Objetivos

Este modelo de organización empresarial cumple con una serie de objetivos que afectan a diferentes áreas y departamentos:

  • Favorece la integración y colaboración entre todos los grupos e individuos de la empresa.
  • Establece un equilibrio entre las necesidades existentes en la organización y las metas que se quieren alcanzar.
  • Trabaja constantemente en los canales de información y comunicación interna, evaluándolos y mejorándolos.
  • Desarrolla la identidad corporativa y fomenta el sentido de pertenencia de los empleados.
  • Busca fórmulas que permitan mejorar el clima laboral, fortaleciendo de esta manera las relaciones laborales.
  • Potencia la proactividad de los empleados.
  • Instaura un programa de formación para asegurar el futuro de la empresa.

Etapas del desarrollo organizacional

A la hora de establecer este sistema para el crecimiento de tu negocio, debes tener en cuenta algunas fases que favorecerán tanto a tu empresa como a los propios empleados. Es importante que estas etapas se desarrollen con mimo y que se cuiden todos los detalles, para maximizar el rendimiento de tu equipo.

Selección y reclutamiento de personal

El primer paso para implantar este desarrollo organizacional es contar con un buen sistema de selección de personal. Esta es la base sobre la que se construirá el resto del proyecto.

Además de profesionales en el sector, es posible que necesites un software de reclutamiento con el que puedas tomar la mejor decisión sobre el puesto que estés buscando. De esta forma, se tendrán en cuenta las capacidades y habilidades de los candidatos para elegir a alguien con talento y que encaje con la cultura de la empresa.

Gestión documental

Para un control organizacional correcto, también es importante implementar un software de gestión documental en el que puedas recopilar toda la información de Recursos Humanos. Teniendo estos documentos organizados y protegidos, será mucho más fácil buscar la información necesaria para tomar una decisión u otra.

Monitorización y evaluación

Para conseguir que tu desarrollo organizacional sea verdaderamente efectivo, tendrás que conocer a fondo el funcionamiento de cada departamento y cada empleado. Analizar el rendimiento laboral de cada uno de ellos, detallar sus fortalezas y debilidades y estudiar su adaptación al sistema de trabajo te permitirá potenciar su rendimiento y su formación.

Retroalimentación

Una de las bases del desarrollo organizacional es que debe establecerse entre todos, siendo importante la opinión de cada personal. Esto puede fortalecerse si creas una relación cercana con tus empleados, ofreciéndoles consejos y feedback de manera constante y de una manera sana.

La forma en que comunicas las fortalezas o debilidades, dónde debe mejorar o cómo podría hacer mejor su trabajo es casi tan importante como conocer estos aspectos. De la manera correcta, se sentirán apoyados y desarrollarán su talento al máximo.

De la misma forma, también puede organizarse un sistema que te permita recopilar dudas y opiniones por parte de la plantilla, para que puedas atajar estos problemas o necesidades con rapidez.

Adaptación

Una empresa debe tener la capacidad de evolucionar y adaptarse a partir de la información que le llegue tanto de los empleados como de los clientes. Es importante poder realizar los ajustes necesarios para evitar que algunos pequeños inconvenientes se transformen en problemas que puedan llegar a impactar de forma negativa a la dinámica de trabajo y a los resultados finales.

Liderazgo

Más allá de todos los aspectos que he comentado anteriormente, el desarrollo organizacional debe implementarse bajo la figura de un líder coherente con la cultura corporativa. La dirección será la encargada de buscar la mejor manera de hacer llegar esto a los empleados, haciendo de cualquier cambio una evolución sencilla.

Análisis global

Una empresa debe ser capaz de evaluar constantemente su rendimiento tanto en sus distintas partes como de manera integral. Esta revisión global permite afrontar cambios profundos en la metodología del trabajo o en los procesos si fuese necesario.

Todas estas características del desarrollo organizacional desembocan en un mejor desempeño por parte de toda la plantilla. Esto genera un clima positivo que te llevará al aumento de la productividad, a la construcción de una marca fuerte y a fomentar el sentido de pertenencia.

Ventajas del desarrollo organizacional en una empresa

Brevemente, voy a profundizar un poco en estos beneficios que supone el buen manejo del desarrollo organizacional:

  • Supone un desarrollo constante para el trabajador, ya sea por sus propios medios o gestionado por la empresa a través de un programa de formación.
  • Mejora la comunicación organizacional y corporativa, fomentando un clima laboral positivo e integrando a los diferentes departamentos.
  • Implica una importante motivación de los empleados, que toman los objetivos de la empresa como suyos y forman un fuerte sentido de pertenencia.
  • Ayuda a mejorar el desarrollo de servicios y productos, evolucionando según la información que llega de empleados y clientes.
  • Permite un incremento en los beneficios y un crecimiento orgánico de la empresa.

Diferencias entre Recursos Humanos y desarrollo organizacional

Aunque algunas de las tareas del departamento de Recursos Humanos y el desarrollo organizacional puedan estar vinculados, hay algunas diferencias que se deben señalar.

Debes tener en cuenta que Recursos Humanos se centra en la evaluación y el control del rendimiento de los trabajadores, ayudándolos en diferentes situaciones, además de hacer cumplir a la empresa con los procesos administrativos relevantes.

Sin embargo, el desarrollo organizacional aporta una visión más amplia, en la que se encuentran planes y estrategias de futuro que permiten a la empresa crecer y ser viable a largo plazo. La evaluación de los resultados, la proyección del talento de la plantilla o el seguimiento de los procesos o instalaciones forman parte de este sistema.

Por supuesto, el desarrollo organizacional tiene en cuenta el trabajo del departamento de Recursos Humanos, pero no está supeditado a él, sino que lo integra dentro de todo el proceso.

Ejemplos de actividades y técnicas de desarrollo organizacional

Encuestas

Se trata de una de las formas más sencillas de recopilar información sobre tu empresa. Ya sea para conocer la opinión de tus clientes o la relación que tienes con los trabajadores, te aportará datos muy importantes a la hora de tomar decisiones.

Dirección por objetivos

Esta forma de gestionar al equipo y su trabajo se basa en objetivos a corto y a largo plazo, potenciando su cumplimiento antes que el rendimiento diario o la realización de tareas concretas. Esta es una manera sencilla de conocer el rendimiento del equipo y hacer su evaluación, por lo que deriva en una mejora en la productividad y en la gestión del tiempo.

Reuniones de calidad

A veces tenemos reuniones casi insignificantes y tan largas que nos hacen perder más tiempo que los beneficios que podamos conseguir. Lo ideal es crear un ritmo de encuentros, habitualmente de forma semanal, en el que se puedan poner de relieve los problemas que existen y buscarles una solución.

Este círculo de confianza entre la dirección y el resto de departamentos suele estar conformado, según el tamaño de la empresa, por entre cinco y diez personas.

Fortalecimiento de equipo

Las actividades de team building son ser una forma ideal de crear cohesión en el grupo y de fomentar la pertenencia a la organización. Pero no me refiero únicamente a ir todos a la cena de Navidad o a pasar un día jugando al paintball, sino a crear un entorno seguro y apropiado que permita a todos sentirse bien en su trabajo.

A través de consultas, encuestas o entrevistas, podrás conocer cómo se siente cada uno y qué propone para mejorar. De ti depende analizar el clima laboral y poner en marcha las medidas necesarias para que se cree unidad entre todos, fomentando el trabajo en equipo y el apoyo mutuo.

En definitiva, creo que el desarrollo organizacional es una metodología muy interesante que puede aplicarse a grandes empresas o a pequeñas pymes. Es una forma de buscar la mejora constante y de asegurar un crecimiento sostenible para el futuro.

Ya sabes que puedes ponerte en contacto conmigo siempre que quieras, así que no dudes en pedirme ayuda si lo necesitas.

José David Fernández
José David Fernández

Soy consultor de negocios y me dedico a ayudar a negocios como el tuyo a ser más rentables y duraderos.

.