Matriz MEFI y MEFE: herramientas para el análisis de contexto

matriz MEFE y MEFI

Ya te he hablado de diferentes formas de cómo va tu negocio, con los análisis DAFO y el desarrollo de una matriz CAME. Vamos a seguir con esta misma idea para mostrarte un par de herramientas más.

Hablamos de la Matriz MEFI y la Matriz MEFE. Son dos elementos claves para poder diseñar una estrategia efectiva para tu empresa.

MEFI: Matriz de evaluación de los factores internos

Empieza por mirar a tu propia parcela para iniciar este análisis. Con la matriz MEFI podrás recopilar y evaluar la información interna relevante de la empresa.

¿Qué es la matriz MEFI y para qué sirve?

Esta forma de conocer y valorar las amenazas y oportunidades que se generan desde la propia organización se realiza a través de una auditoría interna. Su principal objetivo es permitirte establecer estrategias desde una visión global del proyecto.

Con la Matriz MEFI tendrás una aproximación bastante cercana de cómo afectan estos factores internos a la producción y al desarrollo de tu empresa.

Obtendrás una visión suficientemente amplia de cómo se encuentra la empresa y hacia dónde puede moverse. Algunos aspectos a tener en cuenta son la situación financiera, la imagen pública, los recursos humanos, etc.

Cuando termines con la Matriz MEFI, tendrás información suficiente para detectar las fortalezas y amenazas internas, valoradas y clasificadas según su importancia.

¿Cómo se usa?

Prepara un listado de amenazas y oportunidades

Selecciona alrededor de 15 o 20 factores internos que afecten a tu empresa, a tu organización propia o al sector en el que trabajes. Trata de encontrar una oportunidad por cada amenaza y viceversa, para obtener nuevos aspectos a analizar.

No tengas miedo en ser exhaustivo y muy detallista, debes ser muy específico para tener toda la información importante. Incluye cifras, porcentajes o informes que respalden la idoneidad del punto que hayas incluido. 

Valora cada factor

Para cada una de las líneas anteriores, debes asignarles un peso relativo en el global de tu compañía. Debe ser un número entre 0.00 (muy poco importante) hasta 1.00 (muy importante); pero ten en cuenta que la suma total de amenazas y oportunidades siempre debe ser 1.00

Con esto tendremos una imagen clara de qué aspectos afectan más a la empresa, cuáles repercutirán más en el desarrollo de las actividades y dónde tenemos que poner el foco.

Clasifica todos los factores

Ahora añade una nueva cifra con las siguientes puntuaciones: 1 si se trata de una debilidad mayor, 2 si es una debilidad menor, 3 si es una fortaleza menor y 4 si estamos ante una fortaleza mayor.

Así le estarás dando un valor de importancia a cada uno de los términos.

Multiplica para obtener la ponderación

Tan sencillo como multiplicar el valor de cada factor (por ejemplo, 0.21) por la clasificación (3 si es una fortaleza menor). En el caso de este punto, sería 0.63 como valor ponderado. Haz lo mismo con todos, debilidades y fortalezas.

Prepara los resultados

Una vez hayas completado todas las líneas, tendrás algo parecido a esto:

Fortalezas

Personal preparado | Valor: 0.10 | Clasificación: 3 = Ponderado: 0.30

Situación financiera estable | Valor: 0.18 | Clasificación: 4 = Ponderado: 0.72

Servicio de atención al cliente excelente | Valor: 0.12 | Clasificación: 4 = Ponderado: 0.48

Total Fortalezas: 1.50

Debilidades

Mala ubicación | Valor: 0.27 | Clasificación: 1 = Ponderado: 0.27

Sin página web | Valor: 0.25 | Clasificación: 1 = Ponderado: 0.25

Poca inversión en I+D | Valor: 0.08 | Clasificación: 2 = Ponderado: 0.16

Total Debilidades: 0.68

TOTAL: 2.18

Ten en cuenta que este último número puede estar entre un mínimo de 1.00 y un máximo de 4.00, aunque la clasificación media la encontraremos en 2.50.

Por lo tanto, los totales ponderados que se encuentren por debajo de 2.00 o 1.80 indican que una organización es débil en su trabajo interno. Por el lado contrario, si supera con creces la marca de los 2.70 o más, estaremos ante una empresa fuerte.

En el ejemplo que te he enseñado puedes ver que la ponderación de las fortalezas es superior al de las debilidades, pero el total sigue estando por debajo de 2.50. Habría que trabajar en algunos aspectos para mejorar el aspecto interno de forma conjunta.

MEFE: Matriz de evaluación de los factores externos

Si nos trasladamos ahora a la Matriz MEFE, podemos hablar de algo parecido pero con los factores externos que afectan a tu empresa.

¿Qué es la matriz MEFE y para qué sirve?

Te toca ahora revisar aquellos aspectos exteriores que pueden cambiar tu forma de trabajar, expandir tu empresa o influir en diferentes etapas de la producción.

La Matriz MEFE tiene en cuenta la información económica, social, política, cultural, tecnológica… Todo aquello que rodea a tu compañía y puede hacerte cambiar la estrategia futura.

Con la evaluación completa que conseguirás, podrás evaluar todo lo que viene de fuera y aprovechar al máximo las oportunidades, evitando las posibles amenazas.

¿Cómo se construye?

La forma de trabajar con una Matriz MEFE es prácticamente igual que con la Matriz MEFI. Debemos seguir los mismos pasos, cambiando fortalezas y debilidades por oportunidades y amenazas.

Además, la clasificación de 1 a 4 se establecerá según la empresa esté trabajando sus estrategias en favor de ese aspecto. 1 si no estás haciendo nada (mala respuesta), 2 si estás haciendo lo justo (respuesta media), 3 si se ponen en práctica ideas superiores a las del resto del sector (respuesta superior a la media) y 4 si estamos poniendo los esfuerzos en ello (respuesta superior).

El resto sigue una tónica parecida, así que pasamos directamente a un ejemplo como en el caso anterior:

Oportunidades

Posible colaboración con otras empresas | Valor: 0.19 | Clasificación: 3 = Ponderado: 0.57

Acceso a ayudas públicas | Valor: 0.14 | Clasificación: 4 = Ponderado: 0.56

Construcción de nuevas viviendas cerca | Valor: 0.10 | Clasificación: 3 = Ponderado: 0.30

Total Oportunidades: 1.43

Amenazas

Crisis económica global | Valor: 0.23 | Clasificación: 2 = Ponderado: 0.46

Aumento de la competencia | Valor: 0.20 | Clasificación: 2 = Ponderado: 0.40

Mayores costes en materias primas | Valor: 0.14 | Clasificación: 1 = Ponderado: 0.14

Total Amenazas: 1.00

TOTAL: 2.43                

De manera similar a la matriz anterior, buscaremos el término medio en 2.50. Por debajo de esa cifra no se están aprovechando las oportunidades ni solucionando las amenazas, y por encima estaríamos respondiendo bien ante ambas.

En este ejemplo vemos que está casi en la media, por lo que un pequeño esfuerzo colocaría a la empresa en un buen punto.

Además, la ponderación de las oportunidades es más alta que la de las amenazas, por lo que indica que hay un camino recorrido a favor de aprovechar el entorno exterior.

Conclusiones

Vale, ahora ya tienes dos numeritos (2.18 y 2.43 en el ejemplo). Pero, ¿qué haces con ellos? Lo ideal es incluirlos en un gráfico que te dirá de una forma muy básica cuál será tu próximo paso.

En el eje X pondremos la ponderación de la Matriz MEFE (2.43) y en el eje Y, la Matriz MEFI (2.18). La escala debe abarcar desde 1.00 hasta 4.00, que hemos dicho que son los mínimos y máximos de estas puntuaciones.

Divide este gráfico en nueve cuadrantes, de 1.00 x 1.00 cada uno, de la siguiente manera:

MEFI y MEFE

 

Estamos ahora ante tres posibles escenarios:

  • Crecer y construir (I, II y IV): La esquina superior izquierda indica que se están haciendo bien las cosas. Se aprovechan tanto los factores externos como los internos, por lo que puede ser un buen momento para expandir horizontes.
  • Retener y mantener (III, V y VII): La empresa ha llegado a una posición estable, en la que conoce sus limitaciones pero sabe solventarlas. No es un momento de preocupación, pero pueden darse pasos hacia un escenario más favorable.
  • Cosechar o desinvertir (VI, VII y IX): En la esquina inferior derecha nos encontramos a proyectos que no están respondiendo como deberían. Quizás sea buena idea paralizarlo si no hay mucho en juego o plantar las bases para crecer muy poco a poco.

Marca el lugar en el que tus dos puntuaciones se cruzan, en el caso del ejemplo sería el cuadrante V (Retener y mantener).

Con esta información y todo lo que has analizado en los puntos anteriores de forma pormenorizada, debes tener lo suficiente en tus manos como para tomar una decisión para los próximos meses.

Así que ahora te toca a ti. Yo ya te he mostrado cómo realizar una Matriz MEFE y una Matriz MEFI, es hora de que lo practiques con tu propia empresa.

Si eres sincero y exhaustivo, tendrás todos los datos necesarios para que tu negocio siga creciendo y encuentre su lugar.

¡Ponte en contacto conmigo si necesitas ayuda! 

José David Fernández
José David Fernández

Soy consultor de negocios y me dedico a ayudar a negocios como el tuyo a ser más rentables y duraderos.

Casi todos los días envío un correo con consejos y trucos para que puedas sacar lo mejor de tu negocio.

Es una newsletter para leer y aprender.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *