Qué es una idea de negocio innovadora y cómo desarrollarla

idea de negocio

Con casi toda seguridad has escuchado a alguien decir que no cuenta su idea de negocio por miedo a que se la copien, o quizás has sido tú mismo el que ha pronunciado dichas palabras.

Pues, tanto si lo has escuchado, como si lo has dicho, siento decirte que ese miedo es infundado e irracional.

¿Por qué?

Porque ideas buenas hay millones. Todos los días miles de personas a lo largo del mundo tienen ideas maravillosas.

Lo que convierte algo en buena idea o mala idea es su ejecución y desarrollo. Ese es el secreto.

Definición de idea de negocio

Una idea de negocio es una visión mental que tiene un emprendedor que trata de mejorar una necesidad concreta que puede tener un grupo de personas.

Tipos de idea de negocio

Hay dos tipos de ideas de negocio:

Ideas de negocio operativas

Estas son las que se focalizan en hacer una gestión más eficiente del proceso de entrega del producto o servicio al cliente.

Pero es importante que tengan demanda generada, por ejemplo el sector moda o de los muebles.

Puede ser una entrega más rápida, un precio más bajo, una nueva funcionalidad, etc.

Ideas de negocio de generación de demanda

Estas son las que generan un nuevo producto o servicio y por tanto no hay demanda generada.

Por ejemplo un software especializado en un proceso en el que todavía no existía, o como fueron en su momento las gafas de realidad virtual/aumentada o incluso la puesta en el mercado del iPad que estaba a mitad de camino entre un ordenador y un teléfono móvil.

Por qué tu idea de negocio no vale nada

Porque las ideas difícilmente tienen clientes.

Solemos estar acostumbrados a pagar por productos o servicios tangibles, y el valor está en cómo pasar de la idea al negocio. Sin clientes no suele haber negocio.

Y digo suele, porque con la aparición de internet se ha creado un aura entorno a los negocios que muchas veces lleva a la confusión a emprendedores.

Casos de éxito como WhatsApp o Wallapop hacen que algunos emprendedores del mundo digital piensen en usuarios y no en cómo ganar dinero. Pero estas son las excepciones que confirman la regla.

Por cada empresa que sale de este tipo, salen 1500 de las que sí facturan. Tesla, Amazon, Primark, Google, Mr Jeff… todas tiene un producto o servicio más o menos innovador y diferente que venderle a sus clientes.

Lo que las ha hecho grandes no ha sido la idea de vender coches eléctricos, vender por internet, vender ropa, ser un buscador o un servicio de lavandería. Lo que los ha hecho grandes ha sido la ejecución de esas ideas de negocio.

En todos estos casos ya existía una demanda, un mercado al cual satisfacer, lo “único” que han hecho es hacerlo mejor.

Hay una frase de Luis Martín Cabiedes (quien en mi opinión es el mejor analista de inversiones que hay en España), que dice: “Ser el primero en un negocio es de pringados. Prefiero ser el último y que después de mí nadie pueda hacerlo mejor

Crear un negocio no va de los mensajes de “tú puedes” o “se el dueño de tu vida” y por supuesto tampoco de perseguir tus sueños húmedos en los que te ves en un despacho de 90 m2 con muebles de diseño en un rascacielos.

Crear un negocio va de escuchar el mercado, trabajar, ser disciplinado, entender a tu cliente y separarte de la emoción y de tus creencias. Lo que tú creas o sientas no le importa a la mayoría de tus clientes.

Tengo una idea de negocio. ¿Cómo crearla y desarrollarla?

Como te dije anteriormente, las ideas de negocio no suelen valer nada, porque los clientes no suelen comprar ideas, compran soluciones.

Idea de negocio innovadora

Las mejores ideas de negocio aparecen en el ámbito diario y cotidiano. Si tu tienes una necesidad es probable que otra persona también la tenga, lo que debes de hacer es descubrir cuánta gente también la tiene. En el tamaño está el primer paso a validar. ¿Hay tamaño de mercado suficiente?

Una vez tengas el tamaño de tu mercado, debes de planificar cómo quieres resolver esa necesidad.

Cómo ejecutarla correctamente

Esta es la parte más importante, ya que es sobre esta construcción es sobre la que va a descansar la propuesta de valor para el cliente.

Mi propuesta es que te apoyes en el business model canvas y evites el típico business plan.

Básicamente porque el plan de negocio es un mega documento que te va a exigir muchísimo tiempo y que no te va aportar más valor que el uso del modelo canvas.

Para hacer el business model canvas tendrás que tener una serie de hipótesis de partida que una vez estés en el mercado deberás de validar. El truco es que inviertas lo justo y necesario para ir validando las hipótesis.

Conforme vayas avanzando en la validación de hipótesis, irás definiendo tu propio modelo de negocio.

Es normal que no se acierte en todas las hipótesis y que tengas que ir haciendo iteraciones hasta que vayas afinando tu modelo de negocio.

Cómo registrar y patentar tu idea de negocio

Quiero hacer un apunte especial en esta parte. Básicamente porque las ideas no se pueden patentar, ni tampoco registrar.

Mañana puedes montar un negocio igual que Tesla, o Google y que funcione exactamente igual.

La única protección que puedes hacer es el registro del código fuente, que viene a ser como cuando registras un libro. Pero no puedes proteger la idea de negocio general.

Si esto fuese así, solamente podría existir un buscador en internet o una página de reserva de vuelos. Y no es así, lo que se protege es el código que hace que funciones.

En el caso de Tesla, protegen los diseños de sus coches o los diseños de sus baterías. Pero no pueden proteger el concepto de coche eléctrico o los puntos de recarga.

Evidentemente también puedes proteger tu identificación gráfica y también tu nombre, de tal manera que no induzca a error en caso de que un tercero la use.

Por lo tanto, como ves no se puede registrar ni la idea ni tampoco cómo se opera, así que tu ventaja competitiva tiene que ser mucho más clara, diferenciadora y genuina. Tiene que ser tu ADN para que nadie lo pueda copiar o imitar.

Cómo presentarla y venderla

Es una pregunta que siempre todos de alguna manera nos hacemos. No importa el nivel de experiencia que tengas, ni tampoco tu posición. Siempre que queremos presentar algo nuevo, surge esta pregunta.

Hay dos compradores potenciales: El cliente y el inversor.

Cuando estés hablando del cliente, debes de mostrarle beneficios, como mejorará su vida, su salud, su ego o lo que haga sobre él tu producto o servicio. Pero sobre esto hay muchos libros y muchos especialistas en ventas que pueden ayudarte más que yo. Pero mi recomendación es que muestres siempre el beneficio de tu proyecto. 

Sin embargo, cuando tratamos de “vender” nuestra idea a un inversor la situación cambia, el planteamiento es otro.

El inversor no va a disfrutar de tu producto, el inversor quiere un rendimiento económico, y por eso puede invertir en tu idea.

Pero antes de seguir, quiero que sepas que debes de tener en cuenta que muchos no invierten en ideas, invierten en realidades. Es muy difícil que alguien te de dinero porque hayas tenido una idea cojonuda. Como hablábamos antes, las ideas no valen nada, lo que cuenta son las ejecuciones y eso lo saben la mayoría de los inversores.

A un inversor debes contarle qué vas hacer con su dinero y como vas a multiplicarselo. Ese es el motivo principal por el que alguien querría poner dinero en tu idea.

Ejemplo de idea de negocio

Siempre que me hablan de ideas de negocio suelo usar los mismos ejemplos. En este caso he seleccionado estos estos dos ejemplos porque han sido negocios que empezaron en sectores tradicionales, aburridos y donde siempre se escuchaba la famosa frase: “toda la vida ha sido así”. Además de no ser productos tecnológicos, sino simplemente evoluciones y creación de modelos de negocio diferentes.

Mr Jeff

Mr Jeff empezó siendo una empresa de lavandería a domicilio. Su propuesta de valor es que te recogían la ropa, la lavaban y la devuelven planchada en 48 horas.

En mi opinión, su éxito radica en que entendieron a la perfección la necesidad de algunos de sus clientes. Situaron sus servicios como punto intermedio entre llevar la ropa a las lavanderías que existen a pie de calle y contratar una persona para que haga las tareas del hogar.

A día de hoy Mr Jeff tiene presencia en varios países y además está abriendo nuevos mercados como gimnasios, belleza o peluquería.

A finales del año 2020 cerraron una ronda de financiación por valor de 18 millones de euros.

Goiko Grill (Ahora llamada Goiko)

Quizás hayas escuchado hablar de esta cadena de hamburgueserías, o incluso quizás hayas ido a comer a alguno de sus restaurantes.

Goiko fue fundada en 2013 por Andoni Goikoechea gracias a 50.000 euros que le prestaron sus padres. 

Su obsesión era mantener el standard de sabor y calidad al máximo. Además de tener un nivel de atención más parecido a un restaurante de nivel medio-alto que a una hamburguesería.

En el año 2018, con 42 restaurantes abiertos (todos en propiedad), el fondo de inversión propietaria de Louis Voitton y Grupo Vips compraron el 80% de la compañía por 120 millones de euros.

Según estoy escribiendo estas líneas, Goiko ya tiene presencia fuera de España y roza los 100 establecimientos abiertos.

Como vemos con estos dos ejemplos, las ideas no tienen porqué pasar obligatoriamente por la realidad aumentada, el blockchain o las energías limpias.

En ocasiones, es tanto o más rentable tener ideas de negocio que evolucionen lo que ya hay en el mercado con demanda que tratar de generar demanda.

José David Fernández
José David Fernández

Soy consultor de negocios y me dedico a ayudar a negocios como el tuyo a ser más rentables y duraderos.

Casi todos los días envío un correo con consejos y trucos para que puedas sacar lo mejor de tu negocio.

Es una newsletter para leer y aprender.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *